divendres, 29 de gener de 2010

El Villarato i Cristiano

Us faig un mínim recull del que el sr Relaño ha escrit els darrers dies sobre la famosa colzada de CR2 (2 pels dos partits de suspensió, com un amic em va suggerir). Recollir totes les barbaritats que s'han publicat als diaris o s'han dit a la televisió i a les tertúlies de ràdio és una feina que supera qualsevol capacitat humana sense sofrir danys permanents al cervell. I jo m'estimo molt el meu cervell.
Encara estic meravellat per aquesta campanya orquestrada per determinats mitjans de comunicació, amb la qual es vol, d'una banda, influir perquè la sanció al portugués sigui la mínima possible, i de l'altra, igualar l'acció de Ronaldo amb el de Messi. Posaré un exemple: una persona se salta amb el cotxeun stop en un creuament; una altra se salta un stop amb el cotxe en un creuament i té un accident amb un altre cotxe que passava. No sé si l'exemple és el més encertat o il·lustratiu, però no trobe raons per a dir que és el mateix una acció que ni tan se vol va ser sancionada amb falta per l'arbitre i que no va tenir cap conseqüència per al defensor (la jugada de Messi), amb una altra sancionada per l'àrbitre amb tarjeta roja i amb un defensor amb el nas trencat (la de Cristiano). Per molt que vullguin fer-nos pensar el contrari, les conseqüències d'una acció tenen molt a veure a l'hora de jutjar la sanció. I l'acció de Cristiano ha de tenir les seves conseqüències.



El villarato ha sido inflexible con Cristiano
Alfredo Relaño 29/01/2010

Apelación deja los dos partidos, demoliendo con una larga argumentación el alegato del Madrid. Al menos se han esmerado en eso. Yo no esperaba otra cosa. La de Cristiano es una jugada fronteriza, en la que se puede interpretar que sacude el brazo para liberarse tanto como que lo hace para percutir en el rostro del rival. Esto último es lo que creyó ver Pérez Lasa y sobre ese criterio han fallado los dos comités del villarato, desestimando un recurso del que el Madrid estaba la mar de orgulloso, y parcialmente convencido, cuando lo presentó. Ahora queda Disciplina Deportiva, que pertenece al CSD. Otro ámbito.
La verdad es que, siendo como es una jugada fronteriza, nada le hubiera costado a Apelación rebajar un partido. Ya sé que estos juristas de tan alto copete se esmeran en los argumentos que explican sus resoluciones, pero me parece que los viejos aficionados les hemos visto muchas veces argumentar esto y lo contrario, y basta echar la mirada atrás para recordar casos de todo tipo. Pasados días del partido, vista la imagen más veces, recordada la de Messi de hace tan poco y ante la evidencia feliz de que el daño de Mtiliga no fue tanto como en principio temimos, no hubiera costado nada bajar esto a un partido, y en paz.
Pero no ha sido así. El villarato es inflexible con el Madrid, ya se sabe, y eso empuja al club a una rabieta que no me gusta. Ahora quiere pedir examen médico de la nariz de Mtiliga, cosa que no viene a cuento de ninguna forma, y al tiempo hace planes para llevar a Cristiano a Riazor por si Disciplina Deportiva le da al menos la cautelar. Disciplina Deportiva son siete señores que se reúnen a las dos, toman un piscolabis y a las cuatro dictan lo que les parece. Lo que menos me gusta del fútbol son sus comités y en manos de ellos estamos. En fin, que pase todo cuanto antes y que cuanto antes también lo olvidemos.


Dos cuestiones: el villarato y Cristiano
Alfredo Relaño 27/01/2010

Dos partidos de sanción a Cristiano, eso es lo que hay. El Madrid se plantea recurrirlos por si le quitan uno o, en otro caso, regatear en los despachos para que pueda jugar en Riazor, con una de esas cautelares espúreas que de cuando en cuando se consiguen, y que purgue el segundo partido en Jerez. No me parece estrategia útil, no serviría más que para irritar al público de Riazor contra el Madrid. Sé que esas cosas de cumplir sanciones a la carta se han hecho antes, pero están muy mal hechas. Son aprovechamientos feos del insensato sistema de justicia de nuestro fútbol. Llegados aquí, lo mejor para el Madrid es conformarse.
Y lo digo porque hay un señor con una nariz rota y eso pesa en todos los análisis, se quiera o no. Este es un asunto equívoco en el que no se puede descartar ese factor, casual, sí, pero patente. Pero lo digo también porque el Madrid debe pensar más en las causas, para que no se repitan. Y si entendemos que las causas son el villarato, tan inflexible siempre con el Madrid, y la imagen que Cristiano se está labrando de sí mismo (o dando lugar a que le labren) un recurso, atendido o no, o un jugueteo del tipo de que en vez de este partido que le toque el otro, sólo puede empeorar las cosas cara al futuro.
Quiero decir que eso que yo llamo villarato se va a encrespar más si, vía CSD, el Madrid cuela a Cristiano en Riazor; y las broncas a éste aún van a ser mayores si ocurre tal cosa, que le presentará ante todos quienes quieren tenerle antipatía como un enchufado de los poderes del Estado. Mejor dejarlo como está, capear el villarato con la mayor dignidad posible, pero sin excitarlo más de la cuenta, y a su vez convencer a Cristiano de que ponga más de su parte. Si no le miran como a Messi no podrá hacer lo mismo que Messi, eso es lo que hay. Y no le miran como a Messi, le guste o no. Eso tendrá que ganárselo.



Sobre Messi, Cristiano y una nariz rota
Alfredo Relaño 26/01/2010

Tras la jugada de la expulsión de Cristiano lo comenté: "Tiene que haber otras jugadas así cercanas en el tiempo, que nos sirvan de referente". Lo comenté porque me dejó muchas dudas la expulsión. Bueno, pues no ha tardado en salir una, de hace sólo diez días, y precisamente de Messi, el 'alter'. Fue en el Barça-Sevilla de Liga. Marc Valiente sujeta a Messi, que se le escapa, y éste tira el brazo hacia atrás, para desasirse. Igualito que Cristiano, si lo queremos ver bien. Sacude donde puede, sin ánimo de golpear, sólo con ánimo de soltarse. Delgado Ferreiro para la jugada, pita falta a favor del Barça y amonestó a Valiente.
Pérez Lasa no hizo lo mismo. Podría haberlo hecho, y aquí paz y después gloria. Cristiano sí hizo lo mismo que Messi, sólo que Cristiano es más grande que el argentino, sus brazos más largos y al tiempo Mtiliga es más bajo que Valiente, así que los golpes cayeron donde no debieron caer. No en el esternón, sino en la cara, con el infortunado resultado de la fractura de la nariz. Ese es un hecho cierto, que padece estos días Mtiliga, que no volverá a jugar en un mes. Consecuencias distintas a reacciones iguales del delantero agarrado en su escapada; consecuencias derivadas de las diferentes reacciones de los dos árbitros.
Esto pasa con frecuencia en el fútbol, donde una línea muy fina separa un gol de un fallo, una expulsión de una amarilla, una amarilla de nada, un golpe sin consecuencias de una fractura grave. Lo traigo aquí porque entiendo que conviene tenerlo en cuenta a la hora de hacer juicios morales sobre tal o cual jugador. Contemplo las escenas y, aun con conclusiones tan distintas como una nariz rota y una nariz entera, no consigo ver diferencias entre lo que hizo Messi y lo que hizo Cristiano. Sí las veo entre lo que hizo un árbitro y lo que hizo el otro. Y a eso justamente es a lo que yo siempre llamo villarato.

Etiquetes de comentaris: , ,

2 comentaris:

Blogger El NODO era mejor que esto ha dit...

si fuera al contrario, y Mtiliga le rompiera la nariz a cristiano ronaldo, y le echaran sólo dos partidos, Relaño escribiría: "Villarato: qué barato sale romperle la cara a Cristiano". Ese pobre viejo seboso tiene demencia senil

divendres, 29 de gener de 2010 a les 11:11:00 CET  
Anonymous kknts ha dit...

Fins els collons del villarato!

diumenge, 31 de gener de 2010 a les 21:33:00 CET  

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici