diumenge, 21 d’agost de 2011

Val la pena

Val la pena dedicar cinc minuts a la lectura de l'article de Rubén Uría a Eurosport.
Us l'adjuntem tot seguit:

Es falso de toda falsedad que José Mourinho agrediera a Tito Vilanova, porque una imagen vale más que mil palabras y todo el mundo pudo apreciar que fue el ojo de Vilanova (Pito) el que se abalanzó sobre el dedo de "The Special One". Un gesto provocador que viene a confirmar la teoría de la conspiración que hace tiempo viene denunciando el entrenador de lo que queda del Real Madrid. Hay que ser un hipócrita para decir, como Gerard Piqué, que hay un tipo que se está cargando el fútbol español, cuando todos (aficionados, jugadores, entrenadores y directivos) saben que si hay un tipo que apuesta por el "fair play" y por la elegancia en el campo, ese es Mourinho. Hace falta ser muy mezquino para acusar a Mou de aleccionar y abducir a los pesos pesados de su plantilla, de Casillas a Xabi Alonso, cuando todo el mundo sabe que eso no se corresponde con la verdad, porque tienen mucha personalidad, son mayores de edad y llevan años pensando que los jugadores del Barça son tramposos por definición y teatreros por convicción, por obra y gracia de Guardiola, su materia gris y su gurú.
Qué flaco favor a la verdad hacen los que critican las dotes de ventrílocuo de Mou, capaz de hablar por boca de Xabi Alonso y de Iker Casillas, los dos últimos embajadores del buen rollito en la selección. Hay que ser muy cínico para pensar que es Mourinho el que se encarga de embrutecer a tipos como Pepe o Marcelo, para convertirlos en máquinas de dar patadas, porque todo el mundo sabe que el portugués es eterno aspirante al Premio Nobel de La Paz y que el brasileño es la viva imagen de Sor Citroen. Mienten como bellacos los que señalan que el Barça sí esperó a aplaudir al Real Madrid cuando se proclamó campeón de Copa del Rey mientras que el Madrid no cumplió el protocolo en la Supercopa, porque la realidad es que José I de Portugal, once millones de euros al año le contemplan, jamás pidió a sus futbolistas que se retiraran del campo para no ver a Xavi levantar el trofeo. Todo es mentira. ¿Por qué? Pues porque en caso de duda, se aplica el principio básico del LQDM. "Lo que Diga Mourinho", no confundir con aquello de "Lo que Darían por Messi".
No hay derecho a que algunos periodistas difamen el buen nombre y la intachable reputación de Mou, denunciando que llama traidores a los suyos, que busca un chivato y que hizo explotar una lata de Red-Bull en el vestuario. Todo lo que se escribe en la sección de Deportes de El País es rigurosamente mentira. Ahí están Louro, Faría y Karanka, el cabo furriel ideal, para confirmarlo. Hace falta tener la cara más dura que un caballo para no comprender que cuando Mou se queja del calendario, del estado del césped, de que Valdano sobra y de que existe una operación conspiranioica de los árbitros en su contra, es porque está velando por los intereses del Real Madrid, club con al que Mou entrenaría gratis, como todo el mundo sabe. Y hay que ser un hipócrita para pedirle a Florentino Pérez que prescinda de un personaje que se desvive a la hora de demostrar que cuando pierde, da la mano. Como todo el mundo sabe, Mou encarna los valores tradicionales del Real Madrid y se esfuerza -sin reservas- en la maravillosa tarea de exudar señorío por cada poro de su cuerpo.
Posdata: Araneros, mentirosos, embusteros, cuentistas, impostores y falsarios, no pasaréis. Vuestra campaña orquestada (a nivel patrio y mundial) contra Mourinho nunca llegará a buen puerto. Florentino, el otro presidente del Real Madrid, jamás comulgará con manchar el buen nombre del otro presidente del club. Larga vida a Mou.

Etiquetes de comentaris: ,

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici