dijous, 6 de maig de 2010

La fel·lació d'en Tomás Guasch

Brutal. Colosal. Enorme. Estupendo. Magnífico. Maravilloso. Espléndido. Extraordinario. Prodigioso. Inverosímil. Mítico. Proverbial. Quimérico. Sobrenatural. Fantástico. Genial. Increíble. Irreal. Alucinante. Asombroso. Impresionante. Pasmoso. Sorprendente. Grande. Imponente. Noble. Pimpollo. Precioso. Primoroso. Atractivo. Bello. Bueno. Bonito. ¡¡¡Barato!!! Delicioso. Elegante. Encantador. Macanudo. Portentoso. Bravo. Aparatoso. Fastuoso. Dabuten. Guay.
Formidable. Admirable. Brillante. Clarividente. Descollante. Lúcido. Sobresaliente. Lujoso. Portentoso. Egregio. Excelso. Soberbio. Superior. Ejemplar. Magistral. Perfecto. Campeón. Podría seguir buscando calificativos o similares en honor de Cristiano y su inolvidable faena en Palma, pero prefiero acabar con un verbo: el merecer. Porque este portugués merece esta Liga y apuesto a que será suya. ¡Qué exhibición! Totus tuus, Cristiano, sí. Todo y todos tuyos. Hasta los culés.

Tomás Guasch, diari AS, 6/05/10

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici